Desventajas de la energía nuclear y sus peligros

La energía nuclear es la que proviene de reacciones nucleares y se utiliza para obtener energía eléctrica, mecánica o térmica. Esta energía procede de procesos de fusión y fisión que se dan en el núcleo de los átomos y existen numerosas desventajas de la energía nuclear que te explicaremos en este artículo.

Desventajas de la energía nuclear

Las desventajas de esta energía tienen lugar debido a que los procesos nucleares de los átomos liberan una alta cantidad de calor y desechos radiactivos, lo que puede producir daño a la salud de los seres humanos y otros seres vivos.
Además, los desechos nucleares emitidos por estas reacciones son altamente radiactivos, peligrosos, difíciles de almacenar y manejar. Estos desechos conservan su radiactividad y peligrosidad durante décadas e incluso siglos. Así, los incidentes en las centrales han sido frecuentes como son los casos de los accidentes de Chernobyl o Fukushima (dos de las peores catástrofes de la historia).
Otra importante desventaja de esta energía es que el coste de la construcción de una central nuclear es demasiado alto y después de un cierto tiempo debe ser desmantelada. Esto hace que sean inversiones poco beneficiosas y que deban ser amortizadas en poco tiempo.
Por ejemplo, aunque el coste de la energía eléctrica producida en estas centrales sea más bajo que con otras fuentes de energía, su precio se encarece debido a que la inversión es elevada.
Otro factor es que genera gran dependencia del exterior. Esto es debido a que pocos países disponen del uranio que se utiliza como materia prima para las reacciones de fisión y este es limitado, por lo que no son fuentes de energía renovables.

Riesgos de la energía nuclear

Cuando falla algún control en una central nuclear, las consecuencias pueden ser desastrosas. La energía nuclear se caracteriza por producir desastres a nivel global y cuyo efecto se prolonga durante siglos.
Estos desastres llevan a la contaminación del terreno con materiales muy peligrosos que son arrastrados por el viento o la lluvias hacía sus inmediaciones, contaminando también margenes de carreteras, aguas subterráneas o ríos.
Los seres vivos que habitan en esos ambiente, aunque no sufran esta radiación directamente, sí que la irá absorbiendo con el paso del tiempo, ya sea a través de las radiaciones del ambiente o a través de los alimentos, produciendo diferentes enfermedades y lesiones en sus organismos que se transmiten, muchas veces, entre generaciones.
Por ejemplo, uno de los efectos que produce la radiación sobre el organismo es el envenenamiento o las quemaduras. Esto provoca, en el ser humano, daños gastrointestinales, daños en la médula ósea o problemas neurológicos. Además, los objetos inertes también sufren la radiación, por su envejecimiento temprano o por volverse quebradizos.
En resumen, la radiactividad se acumula sobre el medio ambiente de forma totalmente aleatoria y variable sobre grandes extensiones de terreno, siendo arrastrado por diferentes factores como el viento, el agua o la lluvia. Además, afectan a todos los seres vivos y objetos que habitan estos entornos, a veces durante siglos. Ya conoces una de las peores desventajas de la energía nuclear.