Crowdfunding financiero: Una inversión con cabeza

El crowdfunding financiero es un sistema en el que se realiza una inversión directa, que beneficia a un particular o a una empresa, que se destina a realizar su proyecto, y en un proceso donde todo se gestiona mediante una plataforma online.
La financiación es cubierta en su totalidad por los inversores, a quienes se ofrece la devolución posterior de su dinero, más un interés pactado con anterioridad. ¿Quieres saber más sobre esta solución financiera? Sigue leyendo.

La inversión

Los participantes actúan como prestamistas, eliminando así las entidades bancarias e intermediarios. Pero, ¿cuáles son las diferencias con el crowdfunding de recompensa? Veamos:

  • El crowdfunding de recompensa surge en una edad temprana del proyecto, cuando se necesita capital para arrancar. Los inversores pueden ser premiados con servicios concretos y exclusivos. Esta en una fase inicial, en la que obtienes la inyección financiera que necesitas.
  • Por otra parte, el crowdfunding financiero surge en una fase más avanzada, cuando el proyecto ya ha comenzado y el dinero que solicitas es para seguir creciendo, mediante inversiones en recursos humanos o en tecnología, internacionalización, contratación de servicios externos, etc. Por contrapartida, los inversores reciben, a medio y largo plazo, su dinero, más un interés aplicado.

¿Es el crowdfunding financiero positivo?

En este punto, son muchas las personas reacias a confiar en este tipo de mecanismo, porque desconfían de sus ventajas. A veces, la parte solicitante del dinero, más allá de lo económico, concibe este modelo como una manera perfecta de probar y validar más adelante su producto o servicio. De esta forma, para el emprendedor, suele ser un recurso válido.
Es decir, con este tipo de mecanismo de obtención de fondos, puedes saber si aquello por lo que tus inversores están apostando merece la pena. Se trata de una investigación de mercado mucho más directa que si realizases la inversión a través de entidades bancarias.
Pero, ¿Y para los inversores?
Sabiendo que la campaña de este tipo de crowdfunding comienza en una etapa donde la empresa ya está consolidada, para la persona que quiere invertir le supone un riesgo menor.
Esto es debido a que la empresa o particular solicitante ofrece una experiencia, una solidez como vendedor de artículos o servicios. Por esa parte, es una inversión que da seguridad.
Además, la posible rentabilidad a medio o largo plazo es otro factor destacado. Esto varía dependiendo del proyecto que tengas entre manos, pero sea en mayor o menor porcentaje, el beneficio del interés pactado es una apuesta segura.

Crecimiento

Con todo lo citado anteriormente, y sabiendo que se están estableciendo regímenes jurídicos para las plataformas de financiación participativa en todo el mundo, podemos concluir que se trata de una alternativa que está creciendo de manera exponencial, y de la que aún se espera un mayor crecimiento.
El crowdfunding financiero es, sin duda, una inversión con cabeza para todo aquel que se pueda permitir la donación, y una alternativa realmente seria para cualquier particular o empresa solicitante que necesite de capital para llevar a cabo su proyecto. Si estás interesado en conseguir financiación, esta puede ser una forma idónea para obtenerla.